La palabra “chocolate” proviene de la lengua maya “xocolatl”. 

Según historiadores de la Mitología Maya, el Dios Kukulkán, dio el cacao como un regalo a los mayas después de la creación de la humanidad, la cual estaba hecha de maíz (Ixim) por la diosa Xmucané. Los mayas celebraban un festival anual en el mes de abril, para honrar al dios del cacao, Ek Chuah, este evento incluía sacrificios de perros y otros animales que eran decorados con marcas pintadas de chocolate, también se hacían ofrendas de cacao, plumas, incienso e intercambio de regalos.

semilla cacao

Siglos después de los mayas, los aztecas continuaron el gusto por el xocolatl maya. Según datos históricos, se tiene conocimiento de que el emperador Moctezuma gustaba de beber una taza de chocolate diluido en agua. También existe en México una leyenda que dice, que el mismo Dios Quetzalcóatl en tiempos ancestrales dio a los hombres en sus manos las primeras semillas de cacao, hecho por el cual fue exiliado de la tierra de los Dioses, ya que había dado semillas del máximo tesoro a unos simples mortales.

Quetzalcóatl al enterarse de que había sido echado del paraíso, prometió regresar un día por donde sale el sol; los aztecas lo esperarían con ansia. 

Una mañana,  justo cuando el sol aparecía en el horizonte, un barco se asomaba surcando el mar, ahí tripulaban hombres de tez blanca, corpulentos, altos y barbados: eran los españoles los cuales fueron confundidos por los aztecas, quienes pensaron que eran Dioses, ofreciéndoles su más exquisito tesoro: “el chocolate”.

En México, las semillas de cacao eran tan apreciadas por los aztecas que se utilizaban como moneda corriente (más valiosas incluso que el oro)  para el comercio de la época.

cacao en el árbol

El cacao era un alimento muy común entre los aztecas y mayas. Su preparación se efectuaba de la siguiente manera: Las semillas eran primero tostadas y luego trituradas para hacer una pasta que después se mezclaba con agua. Esta mezcla se calentaba hasta que la manteca o grasa del cacao subía a la superficie. Se le quitaba la espuma y luego se volvía a mezclar con la bebida; finalmente se batía enérgicamente para formar un líquido con una espuma consistente que se bebía frío. A esta preparación de base se le añadían diferentes ingredientes, como chile, achiote, vainilla y miel como endulzante además de harina de maíz como emulsionante básico para absorber la manteca de cacao. El resultado era una bebida sumamente energética pero también muy amarga y picante.

Actualmente sabemos que comer chocolate produce sentimientos similares a estar enamorado ya que cuando lo derrites en tu boca el cerebro produce endorfinas que nos hacen sentir lo maximo estimulandote a sentir alegria, felicidad.

Vemos que tenemos distintos tipos de chocolates, como son el chocolate negro; también llamado chocolate fondant; amargo; bitter; amer; o puro; El chocolate de cobertura; que es el que utilizan los chocolateros y pasteleros. Puede ser negro o con leche; El Chocolate a la taza, es negro por naturaleza y lo servimos en casa para tomar durante la merienda; El Chocolate con leche, el cual es básicamente un dulce; El Chocolate blanco que no se trata de chocolate, pues carece de pasta de cacao. Es muy energético y dulce. Y es usado principalmente en la repostería y por último (solo por mencionar algunas variedades) encontramos al Chocolate relleno, que como su nombre lo indica,  es una cubierta de chocolate que recubre.

En fin, son muchas las variedades que podemos encontrar de chocolate, algunos más finos y otros un tanto mestizos, pero con la seguridad de que todos son igual de exquisitos.

Una buena opcion para los meses de frio que estan por llegar, un buen chocolate caliente o una deliciosa trufa: les dejo la receta …

Trufa de chocolate

Ingredientes:

50 gr. de mantequilla

400 gr. de chocolate oscuro

200 ml. de leche

Esencia de naranja

150 gr. de almendra en polvo (sutilmente tostada)

50 gr. de cocoa

30 gr. de glucosa

Preparación

Picar finamente el chocolate y derretir a baño maría, una vez líquido extenderlo sobre una mesa limpia para temperarlo (entibiarlo) moviendo con una espátula constantemente.

Acremar la mantequilla con las manos hasta llegar a un punto en el que parezca pomada, posteriormente incorporar el chocolate temperado (tibio) junto con la glucosa y leche en un bowl.

Agregar la almendra y la esencia, refrigerar la mezcla durante aproximadamente media hora para que pueda estar moldeable.

Una vez frió, hacer bolitas con las manos del tamaño que se desee (2 cm. diámetro aprox.) y revolver en cocoa hasta cubrir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *