• abril 21, 2020
  • Janet Álvarez-Miranda
  • Tierra

¡Vestigios de oro verde!

Hacienda Sotuta de Peon

El nombre de esta magna propiedad, “Sotuta”, se deriva del término maya “Tzu Tzut Ha”, que significa “agua que se mueve o circula”. Los mayas sabían desde hace siglos la importancia de esta tierra y por supuesto, de los tesoros que aquí se esconden. Lugar el cual debemos de conocer y disfrutar.

Esta monumental hacienda fue construida a finales de los años 1800’s en Tecoh, Yucatán, transformándose un siglo después en un proyecto de restauración importantísimo, situado en el corazón de la antigua zona de henequén. Dándonos una verdadera visión de lo que una vez fue una prolífica hacienda henequenera en pleno funcionamiento y del gran estilo y la tradición de este período.

Caminar por los amplios y frescos pasillos de Sotuta de Peón, es transitar por el tiempo, es transportarte con la imaginación sobre plataformas de madera arrastradas por mulas,  y ser testigo del paso a paso en el proceso de transformación del henequén sabiamente llamado Oro Verde, teniendo la oportunidad de conocer la antigua maquinaria que se ha rescatado y salvado de los estragos del tiempo, reconstruyéndola para precisar la capacidad operativa.

Este magnífico hotel es un verdadero sueño, aquí podrás tomarte el tiempo para disfrutar de un refrescante baño al final de un largo día,  además de nadar con seguridad en las frescas aguas del cristalino cenote. También si lo prefieres, Sotuta de Peón cuenta con una enorme piscina, rodeada de exuberantes jardines con flores tropicales, árboles de verdes brillantes y plantas autóctonas.

Esta hacienda forma parte del Grupo Shangri-la, fundado por la familia Lübcke, hace más de 25 años, desenvolviéndose en el ámbito del turismo, con un gran impacto en la Riviera Maya y la Península de Yucatán. Sr. Adolfo Lübcke Flores, jefe de la familia, adquirió la Hacienda Sotuta de Peón, con el sueño de devolverle la vida tal como en los años dorados del henequén. En las últimas dos décadas ha buscado cuidadosamente haciendas abandonadas, piezas de maquinaria casi en ruinas, camiones y otros elementos de importancia histórica, a fin de salvarlos de la destrucción completa de tiempo.

El proceso del Oro Verde

Basándonos en escritos históricos acerca de lo que fue el Oro verde, sus usos y manejos, descubrimos que en la Hacienda Sotuta de Peón, hoy en día tenemos la oportunidad de conocer de cerca el proceso del henequén del cual se desprenden múltiples procedimientos. El primero de ellos seria que una vez que las hojas se cortan en el campo, se reúnen en bloques de gran tamaño y se trasladan a lomo de mula, hasta el cuarto de máquinas. Allí las hojas de la planta de Henequén se transportan con la ayuda de un ascensor.

Siguiendo en orden los pasos, aquí comienza el proceso de selección de las hojas de henequen, el cual consiste en separarlas e ingresarlas en una maquina trituradora de mas de 100 años de antigüedad “que destroza literalmente la materia prima, convirtiéndola en fibras”. Esta maquina tiene la capacidad de procesar 100,000 hojas en 8 horas.

Una vez obtenida la fibra, del henequén, se seca al aire libre en el calor del sol. Cuando esta, está completamente deshidratada, se lleva a la prensa, en donde las fibras se presionan con excesiva fuerza. Una vez que la prensa ha completado su operación, se hacen pacas las cuales se atan con cuerdas y se transportan a sus puntos de distribución. Estos bultos pesan entre 170 a 190 kilos cada uno.

De aquí esa fibra seca o “sosquil” se envía en enormes paquetes al mercado de Mérida, donde se procesa y se transforma en diversos productos finales, tales como hilados, cuerdas , sacos, bolsos y alfombras.

Paseo de camiones

Cuando se trata de disfrutar de una auténtica y tradicional experiencia, sin duda tendrás que recorrer esta maravillosa Hacienda a bordo de una de nuestras plataformas, también llamadas “camiones” los cuales son tirados por mulas, como se hacia hace más de 100 años atrás.

Casa Maya

La casa Maya es un ejemplo de sencillez en la ingeniería yucateca, la frescura del medio ambiente, y la inmensa funcionalidad del diseño la vuelven excepcional. Construida con forma ovalada, postes de madera, techo de palma y paredes a base de “luum pak” -una mezcla maya de tierra y hierba, algo parecido al adobe- se convierte en un lujo para la vista.

Aquí podrás convivir con Don Antonio, un verdadero embajador de esta cultura., quien reside en la casa Maya así como altos miembros de su comunidad.

Otros atractivos

Cabe mencionar que en Sotuta de Peón somos amantes del buen vivir y del disfrute total, por tal motivo contamos con un esplendido restaurante de excelente calidad, el cual se ha convertido en el máximo expositor de la cocina yucateca, fusionando también de forma magistral la gastronomía oaxaqueña y poblana.

Nuestra garantía son treinta años de hospitalidad, en la que nuestro único propósito ha sido consentirte y darte los elementos necesarios para una estancia de sumo confort. No esperes más y ven a disfrutar de esta joya arquitectónica. ¡Te esperamos!

#elartedevivir

#disfrutareslaunicaregla

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *