Hace unos años atrás desde que tengo uso de razón se empezo a escuchar de la importancia de una alimentacion mas saludable. En Europa a principios de la década de los noventa, diversos especialistas en áreas de la salud compartieron sus conocimientos en torno a la manera de establecer patrones de nutrición mucho más sanos, que consisten en comer platos mas ligeros con un bajo nivel calórico, grasas y azucares.

Fue es ese momento en que nació la Cocina Spa.

En adelante la Cocina Spa se consolidó fundamentalmente en los centros de estética más prestigiados de Europa al crear una combinación perfecta entre sabor y salud. Fiel a su origen geográfico, este tipo de cocina encontró en principio una fuerte influencia de la cocina mediterránea. Sin embargo al hacerse más común hizo suyas influencias de diversas culturas, sobre todo de la cocina oriental mediante la inclusión de té verde, rojo y ginseng.

Hoy día los componentes fundamentales de la alimentación spa son típicos de la dieta diaria mediterranea; la vinoterapia, la olivoterapia y la chocoterapia. Esta dieta sigue los hábitos alimenticios que históricamente caracterizaron la alimentación de los habitantes de la cuenca del Mar Mediterráneo, sobre todo porque existe un consenso internacional entre la comunidad médica y nutricional respecto a que éste régimen disminuye el riesgo de padecer patologías crónicas como enfermedades del corazón, cáncer, obesidad y diabetes. Por lo tanto -y de acuerdo a la cocina clásica mediterránea- se recomienda el consumo abundante de cereales y derivados como pastas, pan y arroz. También legumbres, frutas, verduras y hortalizas. Así mismo la reducción de pescado, aves, huevos y derivados lácteos. En especial se debe reducir el consumo de carnes rojas. Es menester que estos alimentos se condimenten con aceite de oliva y se acompañen con vino.

La vinoterapia se requiere debido a sus propiedades antioxidantes por su contenido de flavonoides (queracitina) y antocianos. Además la presencia de resveratrol, que ha demostrado eficacia al inhibir o bloquear el crecimiento tumoral.

La olivoterapia es recomendada porque el consumo diario de una cucharada de aceite de oliva virgen, reduce el colesterol y aumenta los antioxidantes en la sangre.

Finalmente la chocoterapia ha evolucionado de su mala reputación a ser la gran estrella del método de alimentación spa, porque estudios han demostrado que produce grandes beneficios al organismo por sus principios activos; polifenoles, proteínas, insaponificables, vitaminas liposolubles, sales minerales, aminoácidos, cafeína y teobromina.

Por otra parte el té rojo, el té verde y el ginseng fueron tomados de la medicina tradicional china debido a sus propiedades antioxidantes y anticancerígenas. En el caso del té verde existen efectos rejuvenecedores.

 El té rojo (Pu erh) es también conocido como “devorador de grasas” y entre sus bondades destaca que refuerza el sistema inmunitario, favorece la digestión de comidas grasas y activa el metabolismo del hígado.

El ginseng por su parte actúa sobre el sistema nervioso central produciendo un efecto tónico general.

Como resultado de estos beneficios la Cocina Spa cada día tiene más adeptos que logran simultáneamente un régimen con el sabor digno de la alta gastronomía y una notable reducción de calorías, grasas, colesterol. Además de un importante aporte vitamínico y mineral con efectos antioxidantes y desintoxicantes.

Te recomiendo ampliamente empieza a tener en tu alimentacion diaria todos estos nutrientes mencionados anteriormente create un habito de comer delicioso y sano.

#Disfrutareslaunicaregla

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *