• abril 8, 2020
  • Janet Álvarez-Miranda
  • Tierra

Imaginas una planta milagrosa que sirva como medicamento para aliviar dolencias, como buen sazonador de alimentos y que, además, puedas utilizarlo de cosmético?

Sin duda alguna, la ciencia se vio beneficiada gracias a uno de los mejores descubrimientos prehispánicos en cuanto a botánica se refiere:

El Achiote

También llamado urucú, bijol, rocú, onoto, orellana, roncón, entre otros; el achiote es el nombre común de un arbusto que puede alcanzar hasta los 6 metros de altura, y que da como fruto, extrañas flores hermafroditas espinosas, cuyas semillas conformadas por pequeñas bolitas rojas, al ser molidas generan una materia rojiza y polvorosa que es la esencia de la planta.

A simple vista pareciera no tener mucho de extraordinario, sin embargo, no puedes imaginarte todos lo usos médicos que se dan a esta semilla, pues presume de ayudar en el alivio de un gran número de enfermedades; desde problemas en el riñón, viruelas, dolor estomacal, quemaduras, infección en la garganta, hipertensión, conjuntivitis, malaria, dolor de cabeza, asma, entre muchos otros; además es cicatrizante y anti-bacterial.

( TOMA ESTO EN CUENTA … INCLUYELO EN TU DIETA EN ESTOS TIEMPOS)

Estas mismas cualidades han provocado su venta “ilegal” a altos costos, en mercados ambulantes, como remedio milagroso, prometiendo la solución de problemas de un día para otro; pero si bien el achiote beneficia en mucho al cuerpo humano, no promete la sanación total y de gran rapidez, para ello siempre será mejor asistir al médico y que sea él quien determine el consumo medicinal de esta planta.

Además de remedio curativo, se ha empleado para sazonar los más exquisitos platillos gastronómicos de cocina internacional y nacional, como el queso Cheddar, las margarinas y mantequillas, entre otros lácteos; y cómo olvidar la selección de comida mexicana que se beneficia de él, como muestra está, la  Cochinita Pibil,  de la comidad cubana el Arroz con pollo, en la  comida española la Paella …que sin duda le da un sabor  un increíble para chuparse los dedos.

Por todo ello, esta fabulosa planta ha sido retomada en muchas culturas, fuera de la latinoamericana, llegando hasta la cúspide asiática y africana; dicho éxito también ha sido por la facilidad de adaptación que posee, pues, aunque principalmente se da en regiones con clima cálido, tropical y subtropical, el suelo no tiene que ser precisamente fértil, así que puede crecer en cualquier ambiente, siempre y cuando se le den los cuidados necesarios para su supervivencia.

En diversos asentamientos como los mayas, el achiote fue un elemento primordial en la realización de los rituales, servía como pigmento corporal utilizado especialmente en las ceremonias principales. Hoy en día, dio un avance importante, pasando del cuerpo al natural, hasta llegar a la cobertura artificial del mismo. Ropa, accesorios de hueso y plumas, calzado y hasta maquillaje como rubores y sombras, se han beneficiado del bello color que el achiote puede otorgar.

México se ha convertido en exportador principal de este pigmento, debido a su asidua siembra en estados como Campeche, Quintana Roo, Oaxaca, Tabasco y Yucatán. En este último, sobre todo, no sólo se cultiva en plantíos comerciales sino que puede encontrarse en las casas comunes de los pobladores, que prefieren tenerlo en su casa para la automedicación y para los deliciosos guisos. Excelente idea ¿No lo crees?

#ATREVETE

#DISFRUTARESLAUNICAREGLA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *