La vida marina es un universo lleno de colores, formas, texturas y magia, todo se conjuga para crear escenarios magníficos y de belleza excepcional, experiencias visuales únicas e irrepetibles, todo esto es posible vivirlo de cerca por medio del buceo.

Para poder vivir una de estas maravillosas experiencias, lo primero que debes de conocer es cómo funciona y para que sirve un curso de certificación en el buceo.

A diferencia de otras actividades, para ser buzo hay que tomar un curso introductorio y obtener un certificado o licencia. No sucede lo mismo con otros deportes, puedes hacer descenso en ríos, rappel, volar en ala delta, porque dichas actividades requieren de un operador experimentado que te asista o te conduzca durante la experiencia.

En el buceo puedes respirar, nadar y reaccionar por ti mismo. Nadie más puede hacerlo . Esto no quiere decir que no puedas participar en una experiencia de buceo en algún destino turístico, a mínima profundidad bajo la estrecha supervisión de un instructor.

A este tipo de programas de “experiencia” se les conoce como “discover scuba diving” y solo son una probada que te permite vivir de cerca el buceo y el mundo acuático, pero no son programas de certificación ni entrenamiento.

Un curso de certificación debe ser conducido por un instructor autorizado de una agencia internacional. El curso consta de 3 partes:

a- clases teóricas

b- clases en una alberca

c- buceos en el mar.

Los cursos constan de 5 capítulos o módulos de teoría, (el manual completo) más 5 módulos de alberca y 5 inmersiones en aguas abiertas. Todo esto depende del ritmo e intensidad que se le aplique.

Basado en mi experiencia, he emigrado de cursos entre semana y de otros por las noches, a programas intensivos de fin de semana que te permiten un uso más eficiente del tiempo.

El lugar de acción (los buceos) se lleva a cabo en el mar, pero debes pasar por un conocimiento teórico extenso y por prácticas de alberca, lo que suman un mínimo de 12 horas. Por lo tanto poca gente está dispuesta a pasar toda su vacación en un salón de clases, además de leer un manual y pasar varias horas en una alberca. Esto requiere de varios días. Por todo lo anterior, te recomiendo que busques un instructor en tu ciudad y te inscribas en un programa cerca de donde vives.

Cualquier persona de 10 años de edad en adelante, con un buen estado de salud y habilidades básicas para nadar puede participar. Desde luego que los menores (10 y 11 años) tienen requerimientos de atención y restricciones de profundidad especiales.

El equipo que requieres depende de la ubicación del lugar. En México, con los mares tropicales a la mano, solamente necesitas aletas, visor y snorkel, el resto del equipo podrás rentarlo para tu curso. Tu instructor podrá hacerse cargo de esto.

No te recomiendo que compres más de lo mencionado hasta que no estés informado, de otra forma estarás adquiriendo equipo a ciegas.

En cuanto a la persona que te instruirá debes de tener especial cuidado; buscar un instructor de buceo es un poco como buscar un médico. Por recomendación y a quien le tengas confianza.

Es importante verificar a que asociación pertenece, cuantos años de experiencia tiene y que tenga certificación. En el caso de la asociación PADI, a la cual estoy afiliado, puedes consultar en la página www.padi.com con el nombre del instructor, si está autorizado y puede impartir cursos.

He sabido de muchos casos de conocidos que tomaron un curso con un pseudo instructor y al finalizar el curso no fueron certificados.

Otro factor importante para tu nuevo curso es el precio, aunque es completamente distinto del valor de la instrucción. Existen infinidad de variables, pero guiarte por el curso más económico es la peor forma de hacerlo.

La ubicación, el número de participantes (particular o de grupo), la alberca que el instructor utiliza, (rentada o municipal) si el alquiler del equipo, el certificado y el manual están incluidos o se cobran por separado, los materiales extras que se incluyen (tablas sumergibles, bitácora, DVD, etc.,) y el número de inmersiones supervisadas, (los estándares internacionales marcan un mínimo de 4).

En particular y con 26 años de experiencia, he visto que en promedio, cuatro son insuficientes. Personalmente impongo al menos de 6 a 8 buceos.

Tienes mucho que preguntar a tu probable instructor y muchas variables que considerar. No tengas empacho en indagar puntualmente lo que está incluido y lo que no. Cualquier duda puedes escribirme a luis_altamirano@prodigy.net.mx .

Los grupos de amigos o familiares son una excelente opción. Reúne un mínimo de 6 alumnos y puedo ayudarte a formar un curso a la medida.

Ahora viene una esplendida recomendación, si me dejas escoger el mejor lugar para hacer un buceo es la Riviera Maya. Ahí tienes un mundo de opciones y condiciones ideales para tus primeras inmersiones.

Aguas transparentes, calidas, colores hermosos, variedad, etc. El Pacífico está bien si te queda cerca, pero las condiciones de transparencia y arrecifes no suelen ser tan atractivos; Veracruz es una buena opción, si el clima no se interpone en tu camino.

Como puedes leer hay mucho por descubrir, si me preguntas cual es el comentario más frecuentemente escuchado entre los nuevos buzos es:

“¿Cómo no hice esto antes?”, ¿Cómo han pasado tantos años sin que haya experimentado algo tan emocionante y divertido?

Descubre todo este universo de emociones, en los que tendrás la oportunidad de almacenar muy gratos recuerdos en tu memoria, anímate y recuerda: ¡Estás buceando desde el principio del curso, no desde que inicias con tu primer inmersión en mar!

Luis Altamirano

Instructor PADI #14700

Desde 1981

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *