Mucho hemos escuchado hablar de la Equinoterapia, la cuál es una técnica que utiliza al caballo como instrumento terapéutico, ésto es mediante un estrecho contacto con el animal. La Equinoterapia se puede tomar como una terapia complementaria e integral, su objetivo primordial es la rehabilitación.

En este tipo de terapia el caballo es el terapeuta, por tal motivo se debe de entrenar correctamente. Los factores principales para elegir un caballo que tenga el perfil para ser utilizado en la Equinoterapia son, ante todo sus movimientos, los cuales serán parte vital en la rehabilitación, el carácter y el entrenamiento.

La Equinoterapia está integrada por cuatro ramas profesionales que son: la medicina, la psicología, la pedagogía y el deporte.

Existen tres características especiales en el caballo, las cuales forman los principios fundamentales para la utilización de la Equinoterapia y que además, se trasmiten por medio del lomo del caballo y  de sus movimientos.

1. Su calor corporal. (38°). Se transmite a través del cinturón pélvico y  las piernas del paciente.

2.  El impulso rítmico. (90 a 110 por min.) Se transmite al cinturón pélvico y pasa por la columna vertebral hasta la cabeza del paciente.

3.  El patrón de locomoción que equivale al patrón fisiológico del ritmo humano. El caballo realiza los mismos movimientos del caminar humano que se graban en el cerebro y se automatizan con el tiempo.

Podemos actualmente dividir la Equinoterapia en varias ramas como lo son la Hipoterapia que se utiliza principalmente para disfunciones neuromotoras y sensomotoras, la Monta Terapéutica para personas con disfunciones sensomotoras, psicomotoras y socio motoras, la Hipoterapia pasiva en la que el paciente monta con grapas y se adapta poco a poco al movimiento del animal, para aprovechar el calor corporal, los impulsos rítmicos y el patrón de locomoción tridimensional del caballo. En esta técnica, se utiliza también la monta gemela donde el terapeuta, se sienta atrás del paciente para proveer apoyo y alinearlo durante la monta. También existe la Hipoterapia Activa, en donde se añade a la adaptación pasiva, la realización de ejercicios neuromusculares que estimulan la normalización del tono muscular, el equilibrio, la coordinación psicomotriz y la simetría corporal, en esta clase de ejercicios, el paciente deberá ser guiado por un terapeuta utilizando paso y trote.

Es importante mencionar que en la hipoterapia el paciente monta a pelo sobre el caballo, sólo ayudado con unas grapas, las sesiones son individuales y duran alrededor de 30 minutos.

En Neurología y Ortopedia, la Equinoterapia se recomienda en los cuadros clínicos en donde la sintomatología refleje una disfunción locomotora, ya sea leve o grave, a causa de un daño neurológico, traumático o degenerativo. La Equinoterapia consigue un efecto distensor y relajante de contracciones musculares y estimulación de la musculatura hipotónica, esto a su vez, posibilita la regulación del tono muscular, dando un mejor funcionamiento del sistema músculo-esquelético, además de la estabilización dinámica del tronco y la cabeza, se desarrolla el equilibrio, la coordinación psicomotriz, la distensión músculo-articulación, la relajación muscular, disminuyen los reflejos tónicos y con ejercicios se consiguen efectos sobre el sistema de la sensopercepción, digestivo y respiratorio.

El contacto físico-psíquico con el caballo ha demostrado beneficios en el tratamiento de disfunciones psicomotoras y socio motoras. La Equinoterapia proporciona efectos terapéuticos positivos sobre la sensopercepción, desarrolla el manejo adecuado de impulsos agresivos, el aumento de la seguridad y la autoestima, la capacidad de adaptación y cooperación, el sentido de responsabilidad, además aumenta la atención y la concentración mental, así como, nos brinda una mayor capacidad de comunicación.

Esta técnica de rehabilitación es recomendable en los casos siguientes:

Autismo, Disfunción Cerebral mínima, Hiperquinesia, Deficiencias de la Coordinación Psicomotriz, problemas Conductuales, problemas de Atención y Concentración Mental, problemas de Lenguaje, Neurosis, Psicosis, Esquizofrenia, enfermedades Psicomosomáticas, Anorexia Nerviosa y Toxicomanía.

Si tienes conocimiento de alguna persona o familiar que tenga alguno de los problemas arriba mencionados, no dudes en acudir a alguno de los clubes Hípicos o de atención a disfunciones motoras que existen en la República Mexicana, ellos te brindaran el apoyo que necesitas, además de que tendrás la oportunidad de convivir con estos nobles y hermosos animales…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *